ESPECIALIDADES

DIABETES Y SEXUALIDAD

 

La diabetes mellitus se caracteriza principalmente por la presencia de elevadas concentraciones de glucosa en la sangre (hiperglucemia) debido a la alteración en la acción de la insulina o ausencia de esta.

 

La insulina es producida en el páncreas para permitiendo la captación de glucosa por los tejidos, que la utilizan como combustible. La hiperglicemia o acumulación de glucosa en la sangre provoca su eliminación por el riñón acompañada de grandes cantidades de agua (lo que explica el aumento de la diuresis), es responsable de la alteración de proteínas en arterias de pequeño y gran calibre dando lugar a las complicaciones crónicas de la diabetes.


Existen dos tipos de diabetes mellitus (DM) I-II.
La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad autoinmune, se  origina en nuestro sistema inmunitario,  en estas enfermedades se reconoce erróneamente como ajeno un tejido propio y lo destruye. En el caso de la diabetes mellitus tipo 1 son atacadas y destruidas las células productoras de insulina: las células beta del páncreas. Al carecer de insulina no se puede realizar correctamente el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y proteínas.


La DM II, representa al 80-90 % de los diabéticos. Produciéndose trastornos metabólicos caracterizados por una elevación inapropiada de la glucosa en sangre (hiperglicemia) que da lugar a complicaciones crónicas por daño en vasos y nervios. La alteración en esta enfermedad es la dificultad para la acción de la insulina (insulinorresistencia), acompañada de una secreción inadecuada de insulina por las células pancreáticas. Se produce secundariamente un aumento de la concentración de glucosa,  la acción deficiente de la insulina se traduce frecuentemente en elevación de los niveles de colesterol y/o triglicéridos.


La mayor parte de los casos de diabetes mellitus tipo 2 se producen en el contexto de lo que llamamos Síndrome Metabólico. En este síndrome se asocian diabetes, hipertensión arterial, aumento de los niveles de colesterol, triglicéridos y/o ácido úrico y sobrepeso probablemente debidos también a la insulinorresistencia. El Síndrome Metabólico eleva notablemente el riesgo cardiovascular y es una causa fundamental de muerte en los países desarrollados.


La DMII se caracteriza por ser prácticamente asintomática en sus fases iniciales. Se requiere buscar de forma específica en las personas con riesgo, investigarlo de rutina a partir de los 45 años. En Menores de 45 investigarla en : Obesidad, Antecedentes familiares de DM , Diabetes durante anteriores embarazos o niños con peso al nacer superior a 4 kg. Hipertensión arterial, Colesterol o triglicéridos elevados, Antecedentes de alteraciones de la glucosa en sangre. Las dificultades sexuales son trastornos comunes entre los diabéticos que puede perjudicar significativamente su calidad de vida.


La sexualidad es un componente importante de la vida emocional, al nivel sexual cuando surgen problemas es esencial reunir la información lo más completa posible para determinar la causa de estos problemas.


Las disfunciones sexuales como complicaciones de la diabetes
Habitualmente los síntomas y signos iniciales de la DM son habitualmente; cansancio, pérdida de peso, sed intensa y continua producción de orina, incluso por la noche, polifagia (aumento del apetito),pérdida de peso, retinopatía., proteinuria, infecciones urinarias de repetición, infecciones cutáneas de repetición.
 La disfunción eréctil se encuentra entre las complicaciones de la diabetes... Sin embargo, rara vez se consulta al médico por este motivo, los problemas sexuales a menudo se consideran demasiado íntimos para consultar abiertamente 
Así como se explica a los diabéticos la hipoglucemia o hiperglucemia y sus complicaciones, también deberían ser informadas sobre los riesgos de trastornos sexuales relacionadas con la diabetes y cómo remediarlo.


La fisiología del mecanismo sexual
 Cuando "todo va bien," la estimulación del cerebro provoca un impulso nervioso que desencadena la erección.  La erección es un flujo de sangre en el cuerpo cavernoso del pene, que se extenderá gradualmente y, a continuación, adquirirá una rigidez que le permita la penetración.


Este mecanismo, sencillo a primera vista depende de muchos factores:  El torrente sanguíneo,  El sistema nervioso,  La oxigenación tisular,  La tasa de hormonas masculinas


Efectos de la diabetes sobre la función sexual
Los diabéticos suelen sufrir de aterosclerosis depósitos de grasa obstruyen las arterias, implicando que el cuerpo cavernoso no están tan bien irrigados con sangre, por lo tanto, la erección se vuelve insuficiente.

La diabetes puede dañar el sistema nervioso: ya sea en los nervios del pene o en la médula espinal, que pueden ser afectados (neuropatía); esto puede resultar en dos formas: 
- Disfunción eréctil de gravedad variable. 
- Trastornos de la eyaculación con el riesgo de infertilidad, como es el caso cuando una parte del semen va a la vejiga durante el orgasmo, en lugar de ser expulsado hacia el exterior.  Esta anomalía se denomina “eyaculación retrógrada” (ver tema en trastornos eyaculatorio).


Tejido
La diabetes daña los tejidos mediante la reducción de oxígeno y los músculos tienden a ser más fibrosos y menos extensibles, por lo tanto,  la erección es menos rígida y fugaz.


El estado psicológico
La aparición de un "fracaso sexual" puede generar un sentimiento de desvalorización, en el hombre, asociándose a una  ansiedad de desempeño, pudiendo establecer una depresión.  En lugar de tratar de hacer frente a su problema, el paciente está convencido de que su diabetes, lo llevará inevitablemente a impedir el coito, lo que aumenta la frustración en la pareja, generando nuevos problemas. 

Se produce un círculo vicioso en el cual las reacciones continuación mantiene las dificultades sexuales. 
Diabetes, enfermedad crónica, a menudo aumenta el sentimiento de pérdida agravada por la aparición de dificultades sexuales.

 

La inestabilidad glicémica
La  “hipoglicemia” causa comportamiento anormal y cansancio repentino. La  “Hiperglicemia” provoca fatiga en aumento, promoviendo la elevación de grasas en sangre (triglicéridos), responsable de la disfunción eréctil. Por último, el paso frecuente entre la hipoglucemia y la hiperglicemia incrementa las dificultades sexuales. 
El tratamiento de la diabetes es el primer paso en la solución de los problemas sexuales.


En el caso de la DM I. Las terapias serian la siguiente:


Insulina terapia de diversos efectos y vidas medias: 
Además de la insulina humana se han desarrollado en los últimos años nuevos análogos de insulina, disponemos en la actualidad de análogos de acción ultrarrápida y otros de larga duración (en torno a 24 h). En concordancia con otros avances técnicos, también disponemos en este momento de métodos de monitorización continua de glucosa “minimamente invasivos” que permiten de forma cómoda y segura establecer el perfil de glucemia de una persona con diabetes durante las 24 h . Finalmente el gran avance en el tratamiento con insulina de las últimas décadas es el AUTOCONTROL. Este modelo integral de tratamiento consiste en la modificación por parte de la persona con diabetes de su tratamiento insulínico de forma autónoma gracias a la posibilidad de determinar el valor de su glucosa en sangre en cualquier momento, de forma rápida y sencilla mediante dispositivos denominados glucómetros.


Tratamiento de la DMII
El tratamiento de la diabetes tipo 2 se basa en tres pilares fundamentales: seguimiento de un plan de alimentación equilibrado, práctica de ejercicio físico regular y tratamiento farmacológico personalizado.


En la actualidad contamos con  varios grupos de fármacos (estimulantes de la secreción de insulina, sensibilizadores de los tejidos a la insulina, inhibidores de la absorción de hidratos de carbono o grasas) Estos permiten seleccionar el tratamiento más oportuno para cada paciente de acuerdo con sus características: obesidad, cantidad de insulina que produce su páncreas, etc. Estas nuevas terapias medicamentos para la diabetes son insulina-sensibilizadores, es decir, favorecen la acción de la insulina en múltiples órganos y tejidos (hígado, tejido adiposo, músculo, etc.). Además de mejorar el control glucémico en monoterapia o en combinación con otros fármacos, han demostrado beneficios reduciendo las alteraciones asociadas a la diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico.


Los objetivos de la terapia son los siguientes:
• La reducción de la disfunción eréctil: 
 Mejorar el suministro de sangre: los medicamentos tipo vasodilatadores específicos, pueden ayudar a resolver los problemas asociados con la aterosclerosis. 
El equilibrio de la diabetes es primordial para mejorar el estado de los tejidos y reparar la sensibilidad de las terminaciones nerviosas.


• Reducir los trastornos de la eyaculación: 
 Además del equilibrio de la diabetes, hay medicamentos que permiten recuperar el reflejo eyaculatorio.  El médico decidirá el tratamiento adecuado en caso de requerirlo.


• Apoyo  psicológico: 
El círculo vicioso en el que el individuo puede caer sin darse cuenta requerirá en algunos casos, asistencia psicológica y apoyo con terapia de pareja. 
Como parte del proceso, el  médico también puede prestar asistencia a los pacientes con algunos de los nuevos fármacos vasoactivos, que rápidamente rompen el círculo vicioso y proporcionar la prueba de "problema sexual" reversible.


• La reducción de la inestabilidad de la glicemia: 
 Al limitar los pasajes frecuentes de hiperglicemia-hipoglicemia, se normaliza la tasa de triglicéridos, que puede revertir la disfunción eréctil.


• Evitar y tratar otros factores de riesgo, como el  tabaco y alcohol, Síndrome metabólico, obesidad.


La diabetes y la sexualidad femenina
Los  Problemas sexuales en las mujeres con diabetes son poco discutidos.  Las dificultades sexuales más frecuentes entre las mujeres con diabetes son:


• Disminución del placer: el deseo sexual está intacta, pero la sensibilidad durante el acto sexual disminuye y el orgasmo es menos frecuente.  El origen de este problema es difícil de determinar.  La neuropatía puede estar implicado en la pérdida de sensibilidad. 
La diabetes como enfermedad crónica también puede explicar por sí sola la dificultad sexual que enfrentan las mujeres.


• Dolor en las relaciones sexuales: proviene por falta de lubricación de la vagina cuyo origen es un trastorno de la irrigación sanguínea y/o una anomalía de las fibras musculares.


Las mujeres con diabetes también son más vulnerables a las infecciones genitales, que puede ser responsable por sí solas de las molestias y dolores durante el coito.


Ejercicio y DM
El ejercicio físico debe estar adaptado a la edad y a su condición física. DS preferencia con regularidad (a diario o cada 2 días) y la duración de 1 hora, aproximadamente. Si es posible debe realizarse a la misma hora del día y de intensidad moderada.


Entre los beneficios significativos tenemos los siguientes; Permite mantener el peso ideal ,Aumenta la eficacia cardiaca y respiratoria, Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y disminuye la presión arterial, Aumenta la eficacia de la insulina ,Favorece una mejor utilización del azúcar por el organismo y por lo tanto hace que disminuyan los niveles de azúcar en sangre. Aumenta el tono y la fuerza muscular, Ayuda a combatir el estreñimiento Favorece la relajación. Se recomienda que sea aeróbico (con consumo de oxígeno): andar, nadar, etc. La bicicleta no estaría indicada ya que puede dañar las arterías peneanas, a menos que se utilice una silla especial, que no comprima el perineo y se apoye en las tuberosidades isquiáticas.


Conclusión
Las dificultades sexuales son una de las principales causas de deterioro de la calidad de vida de los diabéticos. Actualmente tenemos que ser capaces de abordar abiertamente estos problemas, evitando llegar a un comportamiento de resignación o conflictos severos en la relación conyugal.


Incluso cuando hay un origen fisiológico de estas dificultades, no debemos subestimar los trastornos psicológicos que agravan y mantienen estos trastornos.


Si los problemas son principalmente psicológicos, es importante buscar en el período previo a las manifestaciones de la diabetes, las posibles causas de estrés y/o conflictos y atascos.

Los tratamientos actualmente disponibles permiten tratar la mayoría de los casos, de manera satisfactoria, siempre que el paciente, se atreva rápidamente a hablar de ellos.